update_site_option itsec_brute_force Array ( [enabled] => [max_attempts_host] => 5 [max_attempts_user] => 10 [check_period] => 5 [auto_ban_admin] => 1 )
update_site_option1 itsec_brute_force Array ( [enabled] => [max_attempts_host] => 5 [max_attempts_user] => 10 [check_period] => 5 [auto_ban_admin] => 1 ) Array ( [enabled] => [max_attempts_host] => 5 [max_attempts_user] => 10 [check_period] => 5 [auto_ban_admin] => 1 )
Discurso Harold B Lee | La Iglesia Mormona
 

Harold B Lee

Discurso pronunciado por el Presidente Harold B. Lee

¿Cómo podemos ser guiados a salvo en estos tiempos turbulentos?
Hace unos meses, millones de telespectadores y de radioescuchas de todo el mundo esperaron con intensa expectación el regreso del precario vuelo del Apolo XIII.  Daba la impresión de que el mundo entero oraba, suplicando que se produjese un resultado feliz: que esos tres hombres valerosos regresaran a la tierra, sanos y salvos.

Harold B. Lee Mormon Prophet

Cuando uno de ellos con contenida inquietud anunció el alarmante hecho: “¡Ha habido una explosión en la nave!”, la central de control localizada en Houston, Texas, de inmediato movilizó a todos los científicos técnicamente capacitados que a lo largo de años habían proyectado todos los detalles imaginables referentes a ese vuelo.

El que los tres astronautas volviesen a la tierra sin novedad pasó entonces a depender de dos factores fundamentalmente importantes: de la pericia y del conocimiento de esos técnicos de la central de control de Houston, y de la obediencia absoluta de los hombres del Aquarius a cada una de las instrucciones de los técnicos, los que, por motivo de su entendimiento de las dificultades de los astronautas, estaban mejor capacitados para hallar las soluciones imprescindibles.  Las decisiones que tomasen los técnicos tenían que ser perfectas o, de lo contrario, el Aquarius hubiera pasado a miles de kilómetros de distancia de la tierra.

Ese dramático suceso es un tanto análogo a estos tiempos turbulentos en que vivimos… Muchos se sienten atemorizados al ver y oír los hechos increíbles que acontecen por todo el mundo: las intrigas políticas, las guerras y la contención que reinan por todas partes, las contrariedades de los padres que se esfuerzan por hacer frente a los problemas sociales que amenazan echar por tierra la santidad del hogar, las dificultades con que se enfrentan los niños y los jóvenes cuando se ponen en entredicho su fe y sus valores morales…

Únicamente si ustedes están dispuestos a escuchar y a obedecer, como lo hicieron los astronautas del Aquarius, podrán tanto ustedes como sus familias ser guiados sanos y salvos al lugar seguro según la manera del Señor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>