El Modo de Vestir y la Apariencia:

Como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se nos recalca mucho la imagen que damos con nuestro aspecto personal, especialmente a la juventud, ya que es el tiempo en que Satanás puede atraparnos con las modas extravagantes que denigran nuestro cuerpo.

Amigas MormonAl estudiar las escrituras aprendemos que nuestro cuerpo es sagrado y como tal debemos cuidarlo y respetarlo. En 1 Corintios 3:16-17 dice: “¿No sabéis que sois templos de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?… el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”.

Nuestro cuerpo humano es una creación perfecta y sagrada de Nuestro Padre Celestial, debemos respetarlo como un don de Él y debemos evitar cualquier cosa que lo profane.

Nuestra apariencia frecuentemente demuestra lo que somos en nuestro interior, por esta razón, los Profetas de Dios nos aconsejan vestir con Modestia.  La Modestia es el comportamiento o apariencia humilde; moderada y decente.  En la Guía para las Escrituras dice que las personas modestas evitan completamente todo lo que sea superfluo y ostentoso.  La modestia aparte de referirse a nuestro modo de vestir, también se refiere a nuestro arreglo personal, el lenguaje y nuestra conducta.

En 1 Corintios 6:20 dice: “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.  Al analizar esta escritura, nos damos cuenta que es una invitación a glorificar a Dios en nuestro cuerpo y espíritu; nuestro espíritu puede reflejarse en la apariencia de nuestro cuerpo.

Cuando vestimos modestamente y nuestra apariencia es la debida, mostramos al Señor que comprendemos la importancia de nuestro cuerpo y lo sagrado que es. De igual manera, podemos invitar la compañía del Espíritu y ser al mismo tiempo una buena influencia hacia las demás personas.

En la referencia del Evangelio “Leales a la Fe” explica en un párrafo bajo el título de “Vestimenta y arreglo personal”:
“Para cumplir el mandamiento de ser modesto(a), es fundamental comprender el sagrado poder de la procreación, o sea, la facultad de traer hijos al mundo.  Dicho poder sólo debe usarse entre esposo y esposa.  La ropa atrevida y sexualmente sugestiva, que incluye los “shorts” y las faldas sumamente cortos, las prendas ajustadas y las blusas o camisas que no cubren el estómago pueden estimular deseos y acciones que violen la ley de castidad del Señor”.

Los líderes de la Iglesia también nos aconsejan mantener nuestro cuerpo limpio, evitar todo tipo de tatuajes o perforaciones que sólo desfiguren nuestro cuerpo.  El lenguaje y las acciones son parte importante de nuestra apariencia, demostrando nuestro carácter.  Debemos expresarnos con lenguaje limpio y positivo, utilizar siempre palabras que eleven el Espíritu, del mismo modo deben ser nuestros hechos, éstos deben traer felicidad a nosotros mismos y a los que nos rodean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>